5 consejos para el mantenimiento de la piscina

Sin una rutina de mantenimiento adecuada, tu piscina podría sucumbir a una variedad de condiciones poco lujosas como el agua verde, los filtros rotos y la acumulación de algas, solo por nombrar algunas.

Aquí hay 5 consejos de anphibius.com para el mantenimiento de la piscina que debes probar.

1. Haga de la limpieza y el fregado una parte de la vida

Para tener una piscina realmente impecable, hay que quitar las hojas y los residuos de la superficie del agua a diario. Si tiene un poco de dinero para gastar, considere la posibilidad de comprar un robot aspirador que limpie el fondo de la piscina por usted. Además de limpiar el fondo, hay que fregar los laterales de la piscina para evitar la acumulación de algas. Puedes limitarte a fregar una vez cada dos semanas. Para aquellas manchas especialmente rebeldes, llena un calcetín viejo con cloro y déjalo reposar encima de la mancha durante unas horas antes de volver a fregar.

2. Piense en el filtro como los riñones de su piscina

Al igual que sus riñones trabajan constantemente para eliminar las impurezas de su cuerpo, el filtro de su piscina es responsable de eliminar las impurezas del agua, piense en la suciedad, las hojas e incluso los juguetes pequeños. La mayoría de las veces, la piscina puede limpiarse apagando el filtro, retirando el tapón del filtro situado en la cubierta de la piscina, levantando la cesta del filtro y retirando los residuos antes de volver a colocarlo todo.

Lo mejor es limpiar la cesta del filtro al menos una vez a la semana. Una vez al mes también querrá limpiar las tuberías utilizadas por su sistema de filtrado, lo que puede hacer mediante un retrolavado. Para ello, sólo tiene que poner el filtro en retrolavado, retirar la cesta de hojas y limpiarla.

3. Las piscinas necesitan niveles químicos constantes

Los niveles químicos son sin duda una de las facetas más importantes del mantenimiento de la piscina. Un agua mal equilibrada tiene un aspecto turbio, irrita la piel y los ojos y puede hacer que su piscina se convierta en un caldo de cultivo para las bacterias. Lo ideal es analizar el agua al menos una vez a la semana. Según el Centro de Control de Enfermedades (CDC), hay seis niveles químicos que deben tenerse en cuenta:

  • Ácido cianúrico: protege el cloro de la luz solar y determina el nivel de cloro libre necesario. Una lectura ideal para las piscinas exteriores es de 30 a 50.
  • Cloro libre: es un desinfectante que mantiene el agua de la piscina segura y libre de gérmenes.
  • Acidez/alcalinidad: también conocido como nivel de PH, la acidez debe mantenerse entre 7,5 y 7,8 para evitar la irritación y proteger el equipo de la piscina de la erosión.
  • Alcalinidad total: ayuda a mantener el PH en equilibrio. Los niveles deben estar entre 60 y 120.
  • Dureza del calcio: los niveles adecuados ayudan a prevenir daños en el yeso. El objetivo es de 220 a 350, pero más bajo para las piscinas con revestimiento de vinilo.

Analizar el agua es fácil. Sólo tiene que comprar unos kits de análisis en su tienda de piscinas local y llenarlos con una muestra del agua de su piscina. Añada la solución suministrada al kit de pruebas y cierre los frascos. Después de unos segundos, el agua de la muestra cambiará de color y la comparación del agua de la muestra con los colores mostrados en el kit de pruebas debería permitirle determinar los niveles químicos actuales.

4. Pruebe con bicarbonato de sodio en lugar de productos químicos

La mayoría de las tiendas de piscinas sugieren utilizar bicarbonato de sodio para controlar la alcalinidad de una piscina sin reducir drásticamente los niveles de PH. El bicarbonato de sodio normal hace el mismo trabajo que el bicarbonato de sodio por sólo una fracción del precio.

Todas las cajas de bicarbonato de sodio incluso tienen bicarbonato de sodio en su etiqueta de ingredientes. El bicarbonato de sodio tiene la misma concentración de bicarbonato de sodio por libra que las soluciones, por lo que la cantidad que tendría que añadir a su agua sería idéntica.

5. No tenga miedo de aplicar un choque a una piscina turbia

El tratamiento de choque consiste en aumentar drásticamente los niveles de cloro durante un breve periodo de tiempo para eliminar las bacterias. Se hace diluyendo en agua de tres a cinco veces la cantidad normal de cloro u otro desinfectante químico, vertiéndolo lentamente en el conducto de retorno de la piscina, dejando que se filtre por toda la piscina y volviendo a llenarla lentamente con agua a lo largo del tiempo.

Aunque un tratamiento de choque demasiado frecuente podría dañar el revestimiento de la piscina, el objetivo es que el choque sea al menos dos veces por temporada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.